La Navidad, y el mes de diciembre en general, es una época diferente en muchos aspectos (vacaciones, eventos sociales, horarios diferentes, estrés…). Muchas personas no saben cómo gestionarlo, lo cual, acarrea consecuencias nutricionales que en enero se quieren solucionar de forma rápida.

Esta época del año, por excelencia, se caracteriza porque solemos comer y beber sin medida. Son al menos tres semanas en las que nos podemos “cargar de un plumazo” todo lo que hemos logrado durante el año. Por eso, de la mano de nuestra nutricionista Andrea Ortega, hoy os traemos 5 consejos para gestionar la Navidad de la mejor manera posible sin dejar de disfrutarla:

  1. Planificar y organizar:

Si coges un calendario verás que los días festivos son 6: Nochebuena, Navidad, Nochevieja, Año nuevo, Noche de reyes y Día de reyes. Eso supone 6 comidas abundantes y altas en calorías en relación a lo habitual. Ahora bien, teniendo en cuenta los días que tiene el mes, y que solemos hacer una media de 3 o 5 comidas al día, verás que el problema no está en los días de celebración, sino en el resto de días que seguimos comiendo las sobras y dulces que nos quedan. Así que, lo importante es concretar los días de celebración y centrarse en continuar con nuestros hábitos saludables durante el resto de días.

 

  1. No llegar con hambre:

Conviene que tomes algo ligero antes de salir de casa para no llegar con hambre a una comida o cena. Una ensalada, un caldo, una manzana o un puñado de frutos secos (nueces, almendras…) pueden ser una buena opción para conseguirlo.

 

  1. Frutas y verduras como aliadas:

Acuérdate de ellas más que nunca en estas fechas y utilízalas en tus menús navideños para hacer platos ricos y saludables.

 

  1. Controlar cantidades y no repetir:

Debes intentar elaborar tu plato saludable con las opciones que se te brinden en la mesa. Para ello, un consejo es dividir mentalmente el plato en dos mitades, en la primera mitad deberás colocar las verduras o las guarniciones vegetales, y en la otra mitad la carne, el pescado, el marisco, las patatas, los cereales, las legumbres…De este modo, tu plato será más completo y te permitirá saciarte y no tener que repetir.

 

  1. Empezar el día haciendo actividad física:

No te saltes ni un día de actividad física, acude a tu cita habitual con el deporte. Y si tu centro habitual para realizar actividad cierra por Navidad, recuerda que tienes la montaña, la playa, y la ciudad para salir a ejercitarte.

 

Sigue estos consejos y podrás gestionar mejor tu entorno para que ello no te impida conseguir tus objetivos estas Navidades.

Pero lo más importante… ¡No te olvides de disfrutar de los tuyos!