Más de la mitad de la población, según apuntan numerosos estudios, ha padecido alguna vez dolor de espalda. Muchas veces estas dolencias aparecen como resultado de una falta de tono muscular y flexibilidad. Otra de las causas puede ser una mala postura corporal. El sobrepeso y el estrés también son malos compañeros, así como realizar esfuerzos de alta intensidad.

Si quieres prevenir dolores y lesiones y mantener tu espalda sana, a continuación te damos unos consejos muy sencillos que puedes aplicar en tu día a día:

 

  • Haz ejercicios para fortalecer y flexibilizar la espalda. Actividades como el Yoga o el Pilates son ideales para la espalda.
  • Realiza actividad física con regularidad. El cuerpo necesita moverse para mantenerse «engrasado», camina, patina, sal con la bici… pero mantente activ@.
  • Corrige la postura. Sobre todo si pasas muchas horas al día sentad@. Apoya la espalda en el respaldo de la silla e intenta regular la altura de tu silla de modo que tus brazos y piernas estén en ángulo recto.
  • Evita esfuerzos intensos.
  • Controla tu peso. Si nos cuidamos por dentro, nos encontramos mejor por fuera. Mantén una dieta equilibrada para controlar el peso y no sobrecargar tus articulaciones.
  • Lleva una vida más relajada. El estrés es un enemigo que nos bloquea mentalmente, pero también físicamente. Intenta tomarte las cosas con calma 😉